Loanny Picado

Desde Costa Rica para Centroamérica, Kenneth González es indudablemente uno de los jugadores más brillantes en la selección tica de baloncesto en silla de ruedas en estos II Juegos Paracentroamericanos Managua 2018.

A sus 26 años de edad, González ha tenido una sólida carrera internacional en este deporte, donde sus manos manejan su silla y el balón de manera paralela. Seis años atrás, el jugador tico, fue reclutado por el entrenador de Estados Unidos, Joe Gardner, para que jugará en la selección universitaria de Arlington, Texas. Fue entonces que empezó su carrera internacional.

Luego de su paso por el equipo estadounidense, militó en el equipo BSR Amiab de Albacete, de la liga española de baloncesto en silla de ruedas. También jugó por una temporada en el país ibérico, no obstante, retornó a un equipo de USA, con quienes ganó el tercer lugar. Debido a su gran actuación fue reclutado para jugar con el HS Verese, de la primera división de Italia, donde juega actualmente.

Su habilidad en la cancha es notoria, el movimiento y su rapidez con su silla y el balón es brillante. Su excelente técnica lo hace ser el cerebro del juego del equipo costarricense. Indudablemente se mueve como pez en el agua sobre la cancha.

“La experiencia de estar en equipos internacionales es la mejor que me haya pasado, la verdad estoy muy agradecido por la vida porque me ha dado oportunidades grandes, sin embargo, lo más difícil es está lejos de tu familia”, expresa.

Kenneth tiene cinco hermanos. Él admite que su familia, principalmente su mamá ha sido importante para que él siga adelante. Para González el éxito y la independencia sea cual sea las condiciones físicas se logran trazándose metas.

“La decisión está en quererlo hacer, si te mentalizas en hacer y qué tan atrevido seas en vivir tu vida, lograrás tus metas”, concluye.